Lunares malignos y el cáncer de piel

Lunares malignos, ¿Cómo se identifican?

Escrito por: Dr. Roger Adrián González Ramírez
Publicado: | Actualizado: 14/08/2018
Editado por: Top Doctors®

Los lunares malignos pueden ser identificados mediante la vigilancia de un especialista, si un lunar crece, tiene varios colores en su superficie y es asimétrico, puede que sea peligroso.

 

Tipos de lunares peligros

Cualquier lunar puede ser peligros, pero hay algunas pistas que ayudan a identificar si es benigno o maligno, o representa un riesgo mayor para la salud.

Los lunares peligrosos son aquellos que tienen cambios en su tamaño, color y forma en poco tiempo, básicamente son los que se deben mantener vigilados.

¿Cómo identificar lunares malignos y benignos?

Los lunares pueden aparentar ser benignos, por lo que el dermatólogo debe utilizar procedimientos que le ayuden a detectar con más precisión el tipo de lunar. Existen herramientas de microscopía especializada para valorar lunares como el dermatoscopio de mano o el dermatoscopio digital, estos equipos permiten diagnosticar de forma muy temprana los lunares que, aunque tengan aspecto benigno, puedan representar un peligro.

Existe la regla del ABCDE que consiste en lo siguiente: A corresponde a asimetría, B es de bordes irregulares, C significa que tiene varios colores en su superficie, D corresponde al diámetro mayor a 6 milímetros y la E se usa para determinar la elevación y evolución en corto tiempo que presenta un lunar maligno.

¿Por qué aparecen los lunares malignos?

Existe un tipo de lunar maligno llamado Melanoma, que es un tipo de cáncer de piel muy agresivo, cuyo factor de aparición más relevante es la exposición a la luz ultravioleta de forma muy intensa. Los antecedentes de quemadura solares durante la infancia y la adolescencia son también factores muy relevantes.

 Los antecedentes genéticos también pueden ser un relevantes para tener posibilidades de padecer cáncer de piel. Las personas que tiene la piel muy blanca, que son pelirrojos y de ojos claros, tiene factores de riesgo muy altos. Las personas que han sido sometidas a quimioterapia, que han padecido cáncer en algún otra parte del cuerpo, personas con VIH, e incluso personas que han recibido trasplante de algún órgano, son pacientes particularmente susceptibles a padecer cáncer de piel.

¿Qué alternativas existen para tratar el cáncer de piel?

Una vez que se tiene el diagnóstico del cáncer de piel, el tratamiento inmediato al que debe recurrir el dermatólogo es la resección o retiro por medio de cirugía del lunar sospechoso o francamente maligno, y dependiendo del grado de agresividad del cáncer se tendrá que hacer terapias complementarias como quimioterapias o radioterapias.

 

Por Dr. Roger Adrián González Ramírez
Dermatología

El destacado Dermatólogo Roger Adrián González Ramírez se formó como Dermatólogo en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), cuenta con un Fellowship en Dermatoscopia (diagnóstico, seguimiento y tratamiento de lunares y cáncer de piel), realizado en la Unidad de Melanoma del Hospital Clinic I Porcincial en España. Es experto en acné, cáncer de piel psoriasis, toxina botulínica, rosácea y rejuvenecimiento facial. Cuenta con más de 15 años de experiencia en diversas instituciones de prestigio como el Centro Médico Nacional del Noreste Nº 25 (IMSS) y el Hospital Universitario "Dr. José Eleuterio González". Es autor de artículos científicos publicadas en revistas nacionales e Internacionales y ha sido ponente de charlas relacionadas al diagnóstico y seguimiento de pacientes con cáncer de piel, a través de cursos y talleres de dermatoscopia, impartidos en diversas ciudades de México, Centroamérica (Nicaragua, Honduras) y Sudamerica (Colombia, Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay). Forma parte de distintas asociaciones entre las que se encuentran la Sociedad de Dermatología de Nuevo León y la Academia Mexicana de Dermatología. Gracias a esto el Dr. González Ramírez es reconocido como uno de los mejores médicos especialistas en Dermatología de Monterrey, México. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes