Cómo enlentecer la Enfermedad de Alzheimer

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Como ya expliqué en un artículo anterior, la Enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que produce la destrucción de neuronas antes del tiempo previsto. Son las neuronas que nos hacen tener memoria, poder reconocer a las personas y las cosas y tener un lenguaje fluido. La Enfermedad de Alzheimer aparece, generalmente, en las edades más tardías de la vida.

 

Causas de la Enfermedad de Alzheimer

Todavía no se conocen exactamente cuáles son las causas que producen la Enfermedad de Alzheimer pero, hay un componente genético muy importante. Si una persona tiene padres o hermanos que padecen Alzheimer, con esa primera línea de parentesco, hay un mayor riesgo de padecer Alzheimer. 

Ese riesgo es de cuatro veces más. Es decir, en vez de tener el 1%, se tiene el 4% de probabilidades. Si el padre y la madre tienen Alzheimer, el riesgo de padecerlo los hijos es 40 veces más que una persona que no tiene padres con Alzheimer. Este es un factor de riesgo importante. 

Y, otros desencadenantes que se han observado y estudiado son la Hipertensión Arterial mal controlada y la Diabetes. Ambos son factores de riesgo para sufrir la enfermedad, porque se añade un problema vascular. 

 

Cómo ralentizar la Enfermedad de Alzheimer

Se puede enlentecer el proceso durante los primeros años. Hay fármacos específicos que se emplean y que han dado muy buenos resultados, que incluso hace que los pacientes mejoren durante el primer año. Después ralentizan el proceso, aunque más allá de los 5 años de evolución ya es discutible. 

Es muy importante para la estimulación cognitiva hacer crucigramas, mantener la mente activa, discutir temas, jugar al ajedrez, leer… El paciente con Alzheimer debe trabajar la memoria -la cognición-, debe mantenerla activa lo máximo posible. 

Curiosamente, se ha visto que las personas más cultas, no es que tengan menos Alzheimer sino que, los síntomas se hacen más incapacitantes más tarde, que las personas que no tienen este nivel cultural. 

 

Una alimentación sana

No se ha demostrado que haya alimentos que prevengan la aparición del Alzheimer, aunque sí que se ha visto que determinados metales, si están muy elevados, como por ejemplo el aluminio o el cobre, pueden en momentos de toxicidad, dar síntomas parecidos al Alzheimer en ciertas personas, pero como tal, no hay ningún alimento que se haya demostrado que prevenga la aparición de dicha enfermedad. 

Tener una buena alimentación, una alimentación equilibrada, no abusar de las grasas, no abusar de la sal, ayuda a la memoria. Los frutos secos son muy sanos aunque son hipercalóricos, con lo cual hay que compensar con el resto de los alimentos. Es decir, el mejor consejo sobre alimentación para mantener sana la memoria es seguir una dieta muy saludable. 

Se debe huir de la sobremedicación. En el caso de la Vitamina B12, por ejemplo, que es muy buena para el cerebro y para los nervios, es preferible tomarse una ración de mejillones con una caña de cerveza que tomarse una pastilla. De esa manera, vamos a obtener la misma vitamina. 

En resumen, hay que alimentarse sanamente para evitar la Hipertensión Arterial y la Diabetes. Hacer una vida de ejercicio, que estimula cognitivamente al sujeto y mantener la mente activa. Es decir, menos televisión y más libros. 

 

Cuadros clínicos con síntomas parecidos al Alzheimer

Hay que tranquilizar al paciente que vive con la angustia de que cree que tiene la Enfermedad de Alzheimer cuando no la padece. Lo más frecuente, sobre todo cuando son personas jóvenes alrededor de los 50 años de edad, es el cuadro de ansiedad. 

Hay cuadros de ansiedad por el estrés de la vida que llevamos y por las circunstancias vitales, en las cuales una persona cuando está muy nerviosa, es incapaz de concentrarse en lo que está haciendo, con lo cual olvida lo que está haciendo. 

Si yo ahora tengo un problema familiar, estoy en el paro, tengo problemas económicos, es decir, tengo mi mente en cuarenta sitios a la vez, voy a olvidar lo que he hablado por teléfono porque no estoy concentrado, no he prestado atención. Ese cuadro de angustia y ansiedad es lo más frecuente que se confunde con la Enfermedad de Alzheimer. 

Cuando el paciente es más mayor, se debe hacer un estudio neurológico mucho más profundo porque puede haber patologías tratables y curables que pueden confundirse con un Alzheimer. Y, de entre ellas, la más frecuente es la sobremedicación. Muchas medicaciones pueden provocar síntomas parecidos al Alzheimer, sobre todo en personas mayores. Además de otras patologías que, con una actuación neurológica ya se descartaría la posibilidad de padecer la Enfermedad de Alzheimer.

 

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors