Implantología basal y su uso para el tratamiento de la mandíbula atrófica

Escrito por: Dr. Philippe Cotten
Publicado: | Actualizado: 14/02/2019
Editado por: Top Doctors®

Con el paso de los años es común que se pierdan algunas piezas dentales, sin embargo, pocas personas recurren a reponerlas ocasionando grandes problemas en la mandíbula.

 

¿Qué es la mandíbula atrófica?

 

La mandíbula es el único hueso móvil de la cabeza y que tiene como función el masticar la comida que ingerimos con apoyo de los dientes. Cuando hablamos de Mandíbula atrófica nos referimos a una consecuencia de la perdida de los dientes o por utilizar un aparato removible por mucho tiempo ocasionando la perdida de hueso dental y por ende la atrofia de la mandíbula, presentándose con más frecuencia en personas mayores.

 

Se considera una atrofia severa o terminal cuando la mandíbula llega a medir 6 milímetros o menos ocasionando la ruptura de esta con tan solo bostezar.

 

¿Qué técnicas es la mejor?

 

Cuando los casos de atrofia severa se complican, existe como opción de tratamiento el injerto de hueso, sin embargo, es complicado cuando no se ha trabajado por largo tiempo el hueso y ha ocasionado la falta de vascularización en la sangre. Otro tipo de tratamiento es a través de a implantología basal, que permite colocar implantes dentales en la mandíbula atrófica, algunas técnicas que se utilizan son:

 

  • Implantes dentales no convencionales:  En los casos de atrofia ósea de la mandíbula, se puede encontrar el nervio de la mandíbula expuesto (ver radiografía nº1 y los estudios preoperatorios nº2 y 3 en 3D), así que no se pueden colocar implantes convencionales.

Radriografía nº 1: mandíbula atrófica
 

Estudio preoperatorio nº 2: falta de hueso dental y mandíbula atrófica
 

 

estudio preoperatorio nº 3: falta de hueso dental y mandíbula atrófica
 

  • Implantes en las muelas con mandíbula atrófica: Otro problema de la mandíbula atrófica es colocar implantes en las partes de las muelas, ya que son los dientes con los que masticamos. Tiene que existir una compensación, porque si tenemos pocos implantes frontales, éstos se pueden caer al no ser suficientes para soportar una masticación equilibrada (normalmente tenemos 14 dientes y muelas con hasta 3 raíces).

 

  • Implantología basal, la solución en mandíbula atrófica: Así, para realizar una implantación completa de la mandíbula es primordial contar con un apoyo muy fuerte de la parte posterior. Las placas que ofrecemos son implantes que se pueden colocar encima de los nervios sin tocarlos. Además, tienen anclajes fuertes para compensar las fuerzas en la región posterior de la mandíbula.

Por Dr. Philippe Cotten
Odontología y dentistas

El destacado Odontólogo Philippe Cotten Es experto en Implantología, Implantología Basal, Periodontitis y Microbiología, entre otros.

Se formó como Médico en Cirugía Dental en la Universidad de Rennes, Francia. Cuenta con más de 20 años de experiencia en diversas instituciones de prestigio. Es autor del libro Odontogeriatria. Rehabilitación oral del paciente adulto mayor y de otras publicaciones. Asimismo, ha sido ponente en diversos congresos de salud y forma parte de distintas asociaciones, entre las que destacan el ​Colegio oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña y la International Congress of Oral Implantologists (ICOI).

Gracias a todos sus logros, el Dr. Cotten es reconocido como uno de los mejores médicos especialistas en Odontología e Implantología de Quintana Roo.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes