La depresión puede ser mortal

Escrito por: Marcela Herrera
Publicado: | Actualizado: 02/02/2020
Editado por: Top Doctors®

“A mis pacientes con ideación suicida suelo decirles que comparen a la depresión con la misma gravedad y seriedad que un cáncer, si éste no es tratado a tiempo y con las medicinas necesarias el paciente puede morir. Lo mismo ocurre con los pacientes que tienen depresión con ideación suicida y no reciben tratamiento”.

 

La depresión como factor para el suicidio

Un paciente con ideación o gestos suicidas cree que la idea de morir proviene de sí mismo y que si comete suicidio es por su propia voluntad, y que le hará un favor al mundo al hacerlo. Hay un pronóstico positivo hacia la salud si el paciente accede al tratamiento psicoterapéutico y psiquiátrico, ya que solo así podrá hacer conciencia de la enfermedad y comprender que la ideación de muerte es solo un síntoma más de la depresión.

 

Pocos conocen los síntomas de la depresión y juzgan a quienes lo padecen como, flojos, dejados, negativos, irritables, que buscan llamar la atención, distraídos, desinteresados, caprichosos, etc.

 

Dicho de una manera sencilla, la depresión puede describirse como sentirse melancólico, infeliz, sin ánimo, con deseos de morir, con desesperanza, frustrado, irritable, con falta o exceso de apetito y sueño. Para dar un diagnóstico acertado sobre la gravedad de la depresión y el tratamiento a seguir es importante saber el tiempo que lleva la sintomatología y cómo interfiere con la vida diaria, ya sea durante semanas o más tiempo.

 

Síntomas de alerta

Las personas que presentan ideación, gesto o intento suicida deben ser intervenidas de manera inmediata para ser tratados con medicamento, terapia y hospitalización si es necesario.

Si usted presenta dos o más síntomas de los siguientes, es importante que pida ayuda profesional:

  • Ansiedad, agitación o irritabilidad
  • Aislamiento
  • Falta de concentración y olvidos
  • Cambios en el apetito, aumento o pérdida de peso
  • Cansancio crónico
  • Sentimientos de desesperanza y abandono
  • Sentimientos de minusvalía y baja autoestima
  • Odio a sí mismo
  • Sentimientos de culpa
  • Pérdida de interés o placer en actividades que alguna vez disfrutaron
  • Ideas fatalistas
  • Insomnio o hipersomnio
  • Pensamientos de muerte o suicido (si detectan este síntoma debe tratarse como emergencia)

 

Las personas que padecen depresión mayor e ideación suicida por lo general han expresado alguna vez su deseo de morir, si la familia se da cuenta es importante estar muy atentos a los siguientes puntos: que no tengan acceso a armas de fuego, a medicamentos u otras sustancias o peligros con los que puedan atentar contra su vida; para así buscar ayuda con un especialista.

 

Sube el riesgo de muerte si la persona tiene antecedentes suicidas en la familia o antecedentes de autoagresión deliberada como cortaduras en el cuerpo, rascarse o hacerse daño hasta sangrar. También aumenta el peligro ante una ruptura sentimental o pérdida de un ser querido, ya sea por muerte, conflictos de pareja o familiares. Los cambios drásticos pueden detonar un intento suicida, así como el abuso de alcohol, drogas o sustancias. Otros focos rojos por observar son si la persona empieza a regalar sus pertenencias, hablar sobre que se va a marchar y tiene que dejar sus asuntos en orden, encargar a otros a personas que quieren y/o hablar de lo que sucederá cuando ellos no estén.

 

Si tras un periodo de ansiedad (con los síntomas descritos anteriormente) se observa en la persona depresiva un cambio repentino sin tratamiento alguno, y comienza a comportarse con calma, es posible que ya haya tomado la decisión de terminar con su vida, por lo que demuestra una tranquilidad aparente.

 

Es importante saber que las personas depresivas tienden a alejar a la gente, se comportan hostiles, haciendo más fácil a su entorno dejarlos solos y culparlos de su soledad. Es verdad que su entorno no puede darle el tratamiento ni saciar su vacío, pero sí es un indicador para que en lugar de pensar que son una carga, groseros, egoístas o negativos, por ello, hay que acudir de inmediato con el Psicólogo o Psiquiatra para recibir la ayuda necesaria.

 

Datos de importancia sobre el suicidio

  • Ocho de diez personas que se suicidan, dan avisos previos. Los suicidios revelan que las personas dieron señales previas antes de cometerlo. Esto indica que si la sociedad tuviera más información detectarían los síntomas y podrían ser tratados a tiempo. Las personas con ideas suicidas están ambivalentes entre cometer el acto o no dejando en los demás la posibilidad de salvarlos. Es raro que cometan suicidio sin un aviso previo de lo que sienten
  • La mayoría de los suicidios se cometen entre los primeros tres meses que se ve una mejoría, ya que el paciente tiene energía para poner en práctica sus pensamientos y sentimientos. El estudio de los suicidios demuestra que las personas se sienten infelices, pero no son necesariamente enfermos mentales
  • Las cartas de despedida vienen antes de un suicidio completo. Hay que tomarlas muy en serio
  • Las notas genuinas de suicidio se caracterizan por una lógica dividida, gran hostilidad y sentimientos de auto culparse junto a indicaciones específicas para los sobrevivientes. No dan mucha evidencia de lo que están pensando, pero sí le dan muchos significados al término de amar. El contenido frecuentemente refleja sentimientos alrededor de un amor no solicitado, vergüenza y culpa ante la desgracia, también muestran el deseo de escapar del dolor y liberar a los seres queridos de la angustia que les provoca como también el sentido de un orgullo interno y autonomía conectada a su fe en cuanto a su propia muerte. Por lo general la nota va dirigida a los sobrevivientes que se encargarán de cumplir sus deseos
  • Cualquier intento suicida es un indicador de un futuro acto suicida total (no son llamadas de atención)

 

En los planes suicidas (cuando son expresados) los factores de riesgo dependen de:

  1. Evaluar el peligro del acto que describirán como plan
  2. La facilidad que tienen de conseguir los medios para ejecutar su plan
  3. Lo específico y detallado al expresarlo. EJ. El decir que usarán una pistola sube el índice de peligro junto a la idea tomar pastillas, en donde existe tiempo para ser rescatados después de cometerlo
  4. Hay que preguntarle abiertamente al paciente si tiene ideación o un plan suicida. En su mayoría, responden con honestidad

 

¿Qué hacer ante una persona con pensamientos suicidas?

La persona con ideación suicida tiene un yo escindido donde una parte desea ser salvada y la otra cometer el acto suicida total, y por eso hay que conectarse con la parte que desea vivir y no convertirse en cómplices de la depresión ni guardarle secretos donde pueda correr peligro.

 

Siempre hay que avisar. Es mejor pecar de precavido a que la persona muera por creer que no lo iba a hacer. El terapeuta y la familia debe aliarse con las ideas de vida que el paciente presenta en su duda ante vivir o morir. Nunca deben volverse cómplices de sus ideas de muerte.

 

El comportamiento suicida es una forma de comunicación que espera una respuesta demostrando que no le fue posible comunicar su dolor de otra manera. El riesgo más alto está cuando la persona que envía el mensaje y quien lo recibe rechazan cualquier tipo de contacto. La persona suicida está en crisis, ante situaciones de cambio en donde se esperan malas consecuencias o ante cambios fuertes en el curso de una situación que se ve como amenazante y se sienten indefensos.

 

Durante la crisis la persona suicida esta prendida tanto de la muerte como de la vida y es necesaria la respuesta y atención de una figura significativa en su vida, una persona que el paciente y su familia respete (independientemente de la psicoterapia) para causar algún efecto positivo en ellos. Esta figura significativa no es siempre alguien de la familia más cercana, ya que por lo general ésta se deja manipular por el paciente y se dejan convencer para romper las reglas del tratamiento. Es necesaria una figura responsable que se comprometa con el tratamiento, ponga en orden y ayude a frenar los intentos de sabotear el tratamiento por parte del mismo paciente o familia, si no hay tal figura aumenta el riesgo de que la persona se mate en las horas que no está bajo supervisión médica o psicológica.

 

No debe verse la depresión como una enfermedad superficial, ya que es la enfermedad que más incapacita al ser humano en su vida laboral, emocional y física. Y lo más importante es entender que aquellos que presentan ideación e intentos de matarse están directamente relacionados a una severa depresión y a un alto riesgo suicida.

Por Marcela Herrera
Psicología

La Psicóloga Marcela Herrera cuenta con más de 20 años de experiencia en el manejo de Ansiedad, Ataques de Pánico y Depresión, entre otros.

Cursó la Licenciatura de Psicología de la Conducta Social en la Universidad de las Américas, posteriormente realizó la Maestría en Psicoterapia con Orientación Psicoanalítica, avalada por la Asociación Psicoanalítica Mexicana.

Es autora del artículo "La Depresión puede Ser Mortal" publicada en el sitio web Confidentiam.

Entre las terapias que brinda y los padecimientos que atiende se encuentran: Terapia de Pareja, Depresión, Pacientes con Ideación o Intento Suicida, Pacientes Víctimas de Maltrato Emocional y Físico, adicciones, bullying, Psicología Clínica y Psicoterapia con orientación Psicoanalítica.

Gracias a esto la Dra. Herrera es es reconocida como una de las mejores médicos especialistas en Psicología en la Ciudad de México.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes