Dieta hipertensión

Especialidad de Nutrición y Dietética

 

La hipertensión es una alteración crónica de los valores normales de la presión arterial (140 mm de Hg sistólica y 90 mm de Hg de presión diástolica) que puede acarrear consecuencias graves para la salud cardiovascular. Se asocia a algunas enfermedades (colesterol alto, diabetes,  tabaquismo, estrés, sobrepeso o sedentarismo), al consumo de algunos fármacos, y a malos hábitos alimenticios. Por este motivo, la nutrición para la hipertensión arterial debe centrarse en adecuar y mejorar esas costumbres con el objetivo de reducir dichos niveles de presión arterial, y la dieta para la hipertensión debe ser baja en sal. El organismo necesita diariamente 1,25 g de sal y la dosis máxima que deberíamos consumir es la equivalente a una cucharilla de café (6 g) porque, además, la mayoría de alimentos ya contienen sal u otros condimentos. En la alimentación contra la hipertensión se debe evitar el consumo de productos precocinados o empaquetados, como sopas de sobre, pizzas, embutidos, etc. Además, se deben evitar las bebidas excitantes (el café, sobretodo), el alcohol, el tabaco y seguir una dieta rica en verduras, frutas, legumbres y, en general, alimentos que contengan poca grasa.

loading...