Hiperhidrosis


Especialidad de Cirugía plástica, estética y reconstructiva

 

El tratamiento de la sudoración axilar excesiva, o hiperhidrosis, es una intervención que tiene como objetivo reducir las glándulas sudoríporas responsables de la producción excesiva de sudor. Actualmente, existen distintos procedimientos para solucionar la hiperhidrosis axilar, aunque los más recomendados son el tratamiento quirurgico tradicional o con láser, que es definitivo, o con infiltración de toxina abotulínica o  botox, que requiere una sesión cada 9 ó 12 meses, dependiendo del caso. La operación de hiperhidrosis con láser se realiza con anestesia local a partir de una pequeña incisión (de unos 2mm) en la axila, por la que se introduce la fibra óptica del láser, que se encarga de destruir la mayoría de las estructuras de las glándulas sudoríparas. Esta intervención evita el sangrado, la inflamación y los hematomas. Por otro lado, el tratamiento con inyecciones de pequeñas dosis de botox debajo del brazo, bloquea temporalmente los nervios que estimulan la sudoración excesiva de las axilas. La ventaja de este tipo de tratamiento es que no requiere anestesia.

Vídeos relacionados con Hiperhidrosis