Esguince de tobillo

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

 

¿Qué es un esguince de tobillo y qué grados hay?

Un esguince de tobillo es la lesión de los ligamentos del tobillo. Los ligamentos se pueden lesionar a diferentes niveles. Un primer grado sería el esguince simple, que es una distensión del ligamento, un segundo grado sería una rotura parcial de este ligamento y un tercer grado sería una rotura completa de una parte de estos ligamentos.

 

¿Qué síntomas nos permiten reconocer el grado de lesión ligamentosa?

Básicamente aparecen 3 síntomas: la hinchazón, el dolor y la cojera. Solamente un experto puede valorar si este hinchazón, este dolor y esta cojera corresponden a un esguince simple, tipo 1, o corresponden a una lesión mucho más compleja. Por lo tanto ni la hinchazón, ni el dolor, ni tan siquiera la cojera son indicativos de que la lesión sea más o menos grave.

 

¿Cuál es el comportamiento recomendado frente a una lesión de ligamentos de tobillo?

El esguince de tobillo es una lesión muy frecuente hasta el punto que se habla de una epidemia dentro del mundo deportivo. Como hemos dicho antes no todos los esguinces tienen la misma significación porque depende del grado de lesión de este ligamento, por lo tanto es importante hacer el diagnóstico y hacer el tratamiento adecuado. Un esguince mal curado, como se dice en este argot, va a provocar un déficit funcional de este tobillo y por lo tanto va a comprometer el futuro de este deportista. Insistimos pues que el diagnóstico de esguince de tobillo en los diferentes grados es fundamental para establecer un correcto diagnóstico y por tanto también un tratamiento adecuado a cada paciente.

 

¿Qué novedades tenemos en el tratamiento de estas lesiones?

En los esguinces de bajo grado, grado 1, seguimos el tratamiento convencional, reposo, inmovilización y fisioterapia precoz como se viene haciendo normalmente. Pero para los esguinces de grado 2 o de grado 3 y sobre todo para los esguinces mal curados utilizamos la artroscopia. La artroscopia nos va a permitir ver estas lesiones de ligamentos pero también las asociadas como las lesiones de cartílago o las lesiones de sinovial, que en definitiva son las responsables de que este ligamento, aunque sea bien tratado, no acaba de funcionar bien. La artroscopia nos va a permitir resecar o regularizar las lesiones asociadas a la lesión del ligamento. Últimamente también, con la artroscopia podemos hacer una reparación directa de las lesiones de ligamentos con una sutura directa de este o incluso una reunión de este ligamento en el punto de hueso que se había lesionado, o en casos mucho más evolucionados, más crónicos, utilizar plastias de ligamentos, generalmente de bancos de tejidos, igual que hacíamos en la rodilla y en otras articulaciones para reconstruir estos ligamentos que con el paso del tiempo se han ido deteriorando.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors