Abscesos y Flemones

Índice

  1. ¿Qué es un Absceso?
  2. ¿Cuáles son los síntomas?
  3. ¿Cuáles son las causas?
  4. Tratamiento
  5. ¿Cómo se puede prevenir un Absceso?
  6. ¿Con qué Especialista acudir?

¿Qué es un Absceso?

Los Abscesos, a veces denominados Flemones, son el resultado de una infección en la boca normalmente causada por la Infección de la Encía, Infección Dental o una cavidad (agujero) en el diente.

Un Absceso es una acumulación de pus en las encías, diente o en un hueso en la boca.

¿Cuáles son los síntomas de un Absceso?

Se pueden experimentar algunos de los siguientes síntomas:

  • Un dolor intenso punzante en la encía o la zona afectada, el cual puede volverse peor con el tiempo y surgir de repente
  • Dolor o sensibilidad al masticar y morder
  • Dolor o sensibilidad al calor y al frío
  • Hinchazón en la mejilla o en otras zonas alrededor de la boca
  • Encías rojas e inflamadas
  • Posible dificultad para dormir, el dolor se intensifica al estar acostado
  • Sabor desagradable en la boca
  • Halitosis
  • Fiebre y malestar general, especialmente en caso de que la infección se extienda

¿Cuáles son las causas?

La higiene oral es esencial y no mantener tus dientes y boca limpios puede causar un aumento de bacterias en la boca. Estas bacterias pueden dañar los dientes y las encías y causar Periodontitis, posiblemente derivando a un Absceso.

Otra causa es tener un sistema inmunitario debilitado por cuestiones de salud como la Diabetes. Los Abscesos también pueden causar daño a los dientes o encías, ya que las bacterias pueden penetrar en varias partes de la boca.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento varía dependiendo de la gravedad de este. Se debe tratar el Absceso dental, resolver la causa de la infección y drenar el pus del Absceso.

Se puede hacer un pequeño corte en la encía para drenar el Absceso, seguido de un tratamiento y no es una solución permanente.

El dentista puede practicar un conducto radicular el cual elimina el Absceso desde la raíz afectada y sellarlo. Si esto no es posible, el dentista puede extraer el diente (arrancarlo).

¿Cómo se puede prevenir un Absceso?

Mantener una buena higiene dental puede reducir el riesgo de desarrollar un Absceso.

Lavar los dientes al menos dos veces al día y por lo menos dos minutos cada vez y usar hilo dental para limpiar la línea gingival y entre los dientes.

Evitar bebidas azucaradas y reducir la comida almidonada como el pan, las patatas, el arroz, la pasta y los cereales.

Es importante acudir a revisiones periódicas para mejorar la salud dental.

¿Con qué Especialista acudir?

Para evitar los Abscesos es  necesario acudir a un dentista y revisarte de manera periódica, ya que pueden extenderse a otras partes del cuerpo y no se curan de manera natural.