Ataque isquémico transitorio


Especialidad de Angiología y Cirugía vascular

 

El ataque isquémico transitorio (AIT) se produce cuando el flujo sanguíneo que debe llegar a una parte del cerebro se detiene por un breve periodo de tiempo. A diferencia de un AVC (accidente vascular cerebral), un AIT dura pocas horas y no provoca la muerte del tejido cerebral. La pérdida de flujo sanguíneo en una parte del cerebro puede ser causada por un coágulo de sangre en una arteria cerebral, por una lesión de los vasos sanguíneos o por una estenosis. La hipertensión arterial es el principal riesgo para los AIT y los AVC, aunque hay otros también importantes: la arritmia cardíaca, las cardiopatías, un colesterol alto, la diabetes etc. Clínicamente, un AIT se manifiesta por la aparición brusca de ciertos síntomas, que pueden durar de unos minutos a un par de horas, y que serian los mismos que los de un AVC: sensación de inestabilidad, cambios de la sensibilidad, dificultad para leer o hablar, incapacidad para reconocer objetos o personas... El tratamiento se basará en controlar, prevenir y tratar las secuelas del AIT.

loading...