Cirugía de la hernia inguinal


Especialidad de Cirugía general y bariátrica

Una hernia inguinal se produce cuando una parte de un órgano abdominal (normalmente del intestino) sale por un orificio de una zona débil de la pared que lo contiene y forma un bulto por debajo de la piel en el área de la ingle. La hernia inguinal puede ser directa, que se manifiesta en la pared anterior del abdomen, con aspecto ovalado y reducible, o indirecta, que suele llegar hasta el escroto. El síntoma más evidente es una tumefacción en la ingle, que puede provocar dolor, incrementándose con el esfuerzo, aunque también puede pasar que el paciente no presente ningún bulto y sólo note molestias en la zona al caminar o al realizar esfuerzos. El peligro de la hernia inguinal se produce cuando el intestino es estrangulado por el orificio y se corta la circulación sanguínea (hernia estrangulada), lo que puede provocar una perforación en el órgano y producir una peritonitis (inflamación de la membrana que recubre la pared del abdomen y los órganos abdominales). El tratamiento indicado es una operación de la hernia inguinal, que consiste en la reintroducción en el abdomen de la parte exteriorizada y en el refuerzo de la pared que la contiene con tejidos propios, mallas o prótesis. La cirugía puede ser abierta en la ingle o mínimamente invasiva en el abdomen, mediante una laparoscopia. 

Vídeos relacionados con Cirugía de la hernia inguinal