Coronavirus (COVID-19) : consulta toda la actualidad en la página web oficial. Saber más Ver artículos relacionados

Criocirugía de próstata y renal

 

La criocirugía es un tratamiento mínimamente invasivo que en la actualidad se utiliza para tratar el cáncer de próstata y renal, con el fin de evitar someterse a cirugía o radioterapia. Además de emplearse cuando los pacientes no quieren tratarse a través de cirugía abierta o radioterapia, también se puede utilizar como tratamiento secundario cuando los anteriores fallan. Esta técnica es poco invasiva porque utiliza agujas ultrafinas de reducido tamaño, parecido al de las que se utilizan en las biopsias, para acabar con el tumor. Se trata de una intervención que no supera las dos horas de duración, que no evita el contacto del afectado con otras personas, que permite una pronta recuperación y que suele realizarse con anestesia epidural. En el caso de los tumores de próstata, se acostumbra a usar criocirugía en pacientes que tienen un alto grado de malignidad, y con próstatas pequeñas. El objetivo es congelar toda la próstata para destruir todo el cáncer detectado en su interior. Por lo que hace a los tumores de riñón, también se usa criocirugía para congelar todo el cáncer contenido en dicho órgano y sólo puede aplicarse en tumores pequeños (de menos de 4 cm).