Inestabilidad de tobillo

¿Qué es la inestabilidad de tobillo?

El concepto de la inestabilidad de tobillo supone una patología, frecuentemente ocasionada por una lesión residual. Puede causar la sensación de inseguridad y una hinchazón dolorosa.

¿Por qué se produce?

Una de las principales causas de esta afección es el esguince lateral de tobillo, o múltiples esguinces recurrentes donde los ligamentos se curan sin la tensión correcta quedando sueltos.

Inestabilidad de Tobillo

Otro motivo que da lugar a esta patología son las deformidades:

  • Retropié en varo
  • Mediopié cavo
  • Flexión plantar del primer radio

¿Quiénes lo padecen?

La inestabilidad de tobillo es más frecuente en pacientes que realizan una actividad deportiva alta donde participe el salto, por ejemplo: el básquetbol y el fútbol.

Síntomas de la inestabilidad de tobillo

Las personas que padecen inestabilidad de tobillo regularmente presentan torceduras de repetición en sus actividades básicas.

Otros síntomas fundamentales son dolor e inflamación en la región lateral del tobillo.

Diagnóstico de la inestabilidad de tobillo

Primeramente, el médico preguntará al paciente respecto a sus lesiones anteriores y con base en esto indicará la realización de los rayos x, los cuales tienen el objetivo de evaluar cualquier lesión ósea asociada o espolones a lo largo de la parte frontal o lateral de la articulación del tobillo.

En algunos casos también se solicitará una imagen por resonancia magnética (MRI) para valorar las condiciones dentro de la articulación, como el tejido suave inflamado, cuerpos libres, lesiones del cartílago (TOC) o desgarros asociados de los tendones peroneos.

Tratamiento de la inestabilidad de tobillo

Existen dos maneras de tratar la inestabilidad del tobillo:

  • No quirúrgico. Incluye aparatos ortopédicos, fisioterapia o modificación de la actividad
  • Cirugía. Se realizará para reparar los ligamentos estirados hacia afuera (un procedimiento modificado Brostrom) funciona bien, con altas tasas de satisfacción del paciente. En raras ocasiones, un tendón de injerto (tendón de un banco de cadáver) se puede utilizar para reconstruir ligamentos externos del tobillo en aquellos con inestabilidad muy grave