Fármacos para la hipertensión y diabetes, aliados en la lucha contra el cáncer

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Fármacos para la hipertensión y diabetes, aliados en la lucha contra el cáncer

Recientes investigaciones realizadas en la Universidad de Basilea en Suiza, han arrojado que el combinar los dos fármacos que se utilizan comúnmente contra la hipertensión, el síndrome metabólico y la diabetes, pueden tener efectos antitumorales.

Dos fármacos y muchos beneficios

Usualmente se utiliza la metformina para tratar la Diabetes Tipo 2, ya que ayuda a reducir los niveles de azúcar a través de la liberación de glucosa de una manera lenta por parte del hígado, además de la absorción de azúcar presente en los alimentos diarios. También combate la resistencia a la insulina, haciendo a las células más sensibles; igualmente es un auxiliar en la pérdida de peso en aquellas personas que no padecen la enfermedad o que han sido diagnosticadas con prediabetes.

Incluso este medicamento se ha utilizado para tratar el síndrome poliquístico y en pruebas hechas en animales de laboratorio, se descubrió su influencia en los procesos metabólicos que se asocian regularmente al envejecimiento y los trastornos propios de la edad. Como nota final, también se llevan a cabo estudios del efecto de la metformina sobre la esperanza de vida de los seres humanos.

Un descubrimiento accidental

A todo esto, investigaciones hechas hace dos años por un grupo de científicos de la Universidad de Basilea en Suiza, descubrieron que la metformina combinada con la sirosingopina (utilizada contra la hipertensión desde hace más de 50 años en todo el mundo), pueden impedir que tumores cancerígenos crezcan. Antes este descubrimiento, se están llevando a cabo más estudios para determinar el mecanismo de acción de esta combinación poco usual. Incluso, en un artículo publicado en una revista científica (Cell Reports), los especialistas describen el mecanismo antitumoral derivado de la combinación de ambos fármacos. Se ha llegado a descubrir que la metformina y la sirosingopina eliminan el suministro de energía de la célula cancerígena, dicha combinación provoca la muerte celular, también conocida como apoptosis.  

Hacer que las células tumorales no tengan energía

Esa es la principal premisa para poder eliminar su crecimiento, ya que las células cancerígenas necesitan muchísima energía para poder crecer y diseminarse. Por eso, la molécula NAD+ juega un papel importantísimo, ya que es capaz de convertir los nutrientes en energía pura para las células. Por eso, fue sorprendente descubrir que ambos fármacos (la metformina y la sirosingopina) al combinarse impiden que dicha molécula se regenere. Y no sólo eso: sino que lo hace de dos maneras distintas.

Pare entender mejor por qué la combinación de ambos fármacos funciona, hay que decir que las células tumorales usan glicólisis para transformar el azúcar en lactato. Pero, si hay demasiado lactato, la glicólisis se bloquea. Para evitarlo, las células tumorales disponen de una especie de “transportadores” de lactato. Ahí es cuando hacen su aparición los dos fármacos: la sirosingopina bloquea los transportadores y hace que el lactato en el interior de las céculas se concentre más, impidiendo la función de la molécula NAD+. Por otro lado, la metformina bloquea una de las vías celulares que favorecen la regeneración de la molécula.  

De esta manera, los científicos de la Universidad de Basilea, están seguros de que la combinación de metformina con sirosingopina provoca la muerte de las células cancerígenas, al hacer una escasez de energía, lo que necesitan para poder sobrevivir. Los autores creen que la combinación de ambos fármacos puede ser una estrategia anticancerígena viable, ya que se ataca directamente a la célula y, eventualmente, muere.

Fuente: Don Benjamin, Marco Colombi, Sravanth K. Hindupur, Charles Betz, Suzette Moes, Timothy Sharpe, Christoph Moroni y Michael N. Hall, Biozentrum, Universidad de Basilea (Suiza); Heidi A. Lane y Mahmoud Y. M. El-Shemerly, Basilea Pharmaceutica International Ltd., Basilea, Suiza; Min Lu, Institute for Medical Microbiology, Universidad de Basilea (Suiza); Luca Quagliata y Luigi Terracciano Molecular Pathology, University Hospital Basel, Basilea, Suiza y Aleksandra Wodnar-Filipowicz, Stem Cell Center of Competence, Universidad de Basilea (Suiza).

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Oncología Médica