¡No me siento a gusto con mi cuerpo! ¿Qué es la dismorfia corporal?

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 15/08/2019
Editado por: Top Doctors®

La dismorfia corporal (o más propiamente el trastorno dismórfico corporal) trata sobre una preocupación exagerada y muy obsesiva por un defecto que sólo la persona ve. Puede ser de todo el cuerpo o de una parte específica. Sigue leyendo.

 

 

¿Qué es?

Este trastorno antes era llamado dismorfofobia y lo padecen aquellas personas que ven un minúsculo defecto (que muchas veces no existe) de una manera por demás exagerada. Por citar un ejemplo, una persona con una nariz normal puede sentir que es demasiado grande y hacer hasta lo imposible por remediarlo. Sin embargo, el problema radica cuando esa persona se somete a cirugía y ni aún así queda contento con el resultado.

 

Ahí comienza el trastorno: ven defectos donde no los hay o son prácticamente imperceptibles. El principal síntoma es la obsesión por lograr la “perfección” deseada. Por lo regular los rasgos con los que la persona se obsesiona suelen ser los ojos, boca, nariz, orejas o características faciales, como manchas, lunares o arrugas. Todo esto trae como consecuencia una fealdad imaginaria que lleva a la persona a vivir en angustia prolongada, ansiedad excesiva y se limita en su vida personal y social.

 

¿Cuándo se presenta la dismorfia corporal?

 

Hay una serie de síntomas y signos en personas con este trastorno. Una es la autoverbalización negativa. Hablan con desprecio sobre su apariencia y pasan horas delante del espejo analizando su defecto. Incluso diariamente pueden verlo más grande. Además, hablan continuamente del tema con sus familiares más cercanos. En casos extremos intentan camuflarse con ropa, gafas, gorras o maquillaje y evitan estar en público. Son frecuentes de dermatólogos, cirujanos plásticos y nunca quedan conformes. Ante esto, se debe acudir al especialista en Psicología para tratar el problema lo antes posible.

 

Este padecimiento suele iniciarse en la adolescencia y cuando la persona acude a consulta tiene varios trastornos asociados, como la depresión, ansiedad, fobia social, abuso de alcohol y otras sustancias para intentar desinhibirse, incluso pensamientos suicidas. Aquí es fundamental que la persona acuda al Psicólogo, quien puede sugerir la terapia cognitivo conductual, combinado muchas veces con fármacos como antidepresivos, que son inhibidores de la recaptación de serotonina.

 

El tratamiento enseña al paciente a entender su trastorno y las características de este. Se debe trabajar la reestructuración cognitiva para tener pensamientos cognitivos más adaptativos y exponerse gradualmente a situaciones que le puedan generar ansiedad.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Psicología