Cirugía de Fusión Lumbar

Índice

  1. ¿Qué es una Cirugía de Fusión Lumbar?
  2. ¿Por qué se realiza este proceso?
  3. ¿Cómo es el proceso de esta Cirugía?
  4. Cuidados después de la intervención
  5. ¿A qué especialista debo acudir?

¿Qué es una Cirugía de Fusión Lumbar?

La Cirugía de Fusión Lumbar hace referencia a la intervención destinada a conectar, permanentemente, dos o más vertebras en la Columna.

Fusion Lumbar

Durante este proceso el cirujano coloca hueso o un material similar al hueso, dentro del espacio entre las dos vértebras espinales. Es posible que se utilicen placas, tornillos y barras de metal para sostener juntas las vértebras con el fin de que se curen como una unidad sólida.

¿Por qué se realiza este proceso?

La Fusión Espinal tiene el fin de conectar permanentemente dos o más vértebras, en la Columna, con la finalidad de tener mejor estabilidad, corregir una deformidad, corregir ciertas deformidades o reducir el dolor.

Por lo general este proceso se utiliza para tratar las siguientes patologías:

  • Deformidades de la Columna Vertebral: ayuda a corregir las deformidades de la Columna, como una curvatura lateral
  • Inestabilidad o debilidad de la Columna Vertebral: un efecto frecuente de la Artritis severa, la Columna Vertebral se vuelve inestable
  • Hernia de Disco: se recurre a una Fusión Lumbar para estabilizar la Columna Vertebral

¿Cómo es el proceso de esta Cirugía?

El proceso de una Fusión Espinal se desarrolla bajo Anestesia General, por lo general este proceso implica diferentes etapas como son:

  • Incisión: para acceder a las vértebras el cirujano realiza una incisión, su ubicación se determina por la zona a tratar
  • Preparación del injerto óseo: se realizan injertos óseos pueden venir de un banco de huesos o del propio cuerpo del paciente, por lo general de la pelvis
  • Fusión: para concluir el proceso se fusionan las vértebras de manera permanente, el cirujano hace el injerto óseo entre las vértebras

Cuidados después de la intervención

Por lo general, después de la intervención el paciente debe estar internado entre dos o tres días. Es posible que el paciente necesite medicamentos para controlar el dolor, tras la intervención.

Es importante mantener una buena comunicación con el médico, es posible que la Columna acepte el injerto después de varios meses, por eso es probable que el médico recomiende el uso de un dispositivo de inmovilización por un tiempo.

Es importante que el paciente reporte sus síntomas y contacte a su médico en casa de presentar los siguientes síntomas:

  • Hinchazón
  • Enrojecimiento
  • Escalofríos
  • Fiebre

¿A qué especialista debo acudir?

Para más información puedes acudir con un especialista en Traumatología o un Neurocirujano.