Vejiga Caída

Índice

  1. ¿Qué es el Cístocele o Vejiga Caída? 
  2. Síntomas del Cístocele o Vejiga Caída
  3. ¿Cuáles son las causas del Cístocele o Vejiga Caída?
  4. ¿Se puede prevenir?
  5. ¿En qué consiste el tratamiento?
  6. - ¿A qué especialista acudir?

¿Qué es el Cístocele o Vejiga Caída?

El Cístocele, también conocido como Prolapso Anterior, se produce cuando el tejido de sostén entre la vejiga y la vagina se debilita y se estira produciendo que la vejiga pueda caer o hundirse dentro de la vagina. Se puede dividir en 3 grados:

Cistocele

  • Grado 1 leve: la vejiga baja levemente por la vagina
  • Grado 2 severo: la vejiga se hunde hasta encontrar la abertura de la vagina
  • Grado 3 avanzado: la vejiga sobresale por la abertura de la vagina

Síntomas del Cístocele o Vejiga Caída

Los síntomas pueden variar dependiendo del grado en el que se encuentre. En casos leves, los síntomas no suelen ser visibles. Sin embargo, en grados superiores sí que suelen manifestarse y los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Sensación de pesadez o presión en la pelvis y en la vagina
  • Molestias al hacer fuerza: toser, estornudar, entre otros
  • Sensación de querer orinar incluso después de haber ido al baño
  • Infecciones en la Vejiga
  • Dolor y/o Incontinencia Urinaria en las relaciones sexuales

Dependiendo del grado los síntomas pueden variar, además pueden llegar a condicionar el día a día de las mujeres afectando a su calidad de vida.

¿Cuáles son las causas del Cístocele o Vejiga Caída?

Hay varios factores por los que los músculos, ligamentos y tejidos del suelo pélvico se debilitan con el paso del tiempo. Entre ellos el parto, Sobrepeso u Obesidad, el levantamiento de objetos pesados en repetidas ocasiones, presión en el abdomen (Estreñimiento, Tos Crónica).

¿Se puede prevenir?

Se recomienda someterse a exploraciones ginecológicas periódicas a partir de los 45 años. En caso de Cístocele por parto, la patología puede aparecer antes.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento depende del grado en el que se encuentre el Cístocele. En general, los grados leves no requieren tratamiento. No obstante, es importante acudir al ginecólogo para realizar visitas ocasionales y poder analizar si la patología está empeorando.

También es importante hacer ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico. En casos con un grado superior de Cístocele, se pueden valorar otro tipo de tratamientos como la terapia con estrógenos o un dispositivo para mantener la vejiga en su sitio.

En casos extremos, se puede optar por la cirugía para posicionar la vejiga en su lugar.

¿A qué especialista acudir?

Para mayor información y un excelente diagnóstico, acude con un especialista en Cístocele.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.