Cuperosis y Arañas Vasculares

Índice

  1. ¿Qué es la Cuperosis y Arañas Vasculares?
  2. Síntomas de Cuperosis y Arañas Vasculares
  3. ¿Cuáles son las causas de la Cuperosis y Arañas Vasculares?
  4. ¿Se puede prevenir?
  5. Tratamiento para la Cuperosis y Arañas Vasculares
  6. ¿Con qué especialista acudir?

¿Qué es la Cuperosis y Arañas Vasculares?

La Cuperosis y Arañas Vasculares es un problema dermatológico que se caracteriza por la aparición en el rostro de pequeñas irritaciones y capilares dilatados en forma de filamentos. Aparecen en los pómulos en tonalidades rojizas o púrpuras.

Cuperosis

La Cuperosis es una afección más frecuente en personas de piel clara, fina y sensible, al ser un tipo de piel que por sí suele ser más reactiva y se enrojece fácilmente.

Afecta más a mujeres que a hombres y también existe una predisposición genética.

Síntomas de Cuperosis y Arañas Vasculares

El síntoma principal de la Cuperosis y Arañas Vasculares es la aparición de pequeños capilares dilatados que forman en el rostro una especie de tela de araña con tonalidades rojizas, lo que se conoce como telangiectasia.

Además, las zonas rojas y pequeñas Arañas Vasculares que aparecen en el rostro pueden acompañarse, en algunas ocasiones, de sensación de calor y ardor en el rostro.

¿Cuáles son las causas de la Cuperosis y Arañas Vasculares?

En primer lugar, destacar que la Cuperosis y Arañas Vasculares se produce por una afección de la microcirculación donde los vasos sanguíneos están dilatados.

De manera que cualquier factor que provoque la dilatación puede producir Cuperosis en personas que sean propensas.

Algunos factores que pueden influir son:

  • Calor intenso, viento frío o factores climatológicos que favorezcan cambios vasculares
  • Cambios bruscos de temperatura
  • Golpes o pequeños traumatismos en la piel que pueden hacer que las rojeces se mantengan
  • Tomar demasiado alcohol
  • Fumar
  • Enfermedades de la Piel
  • Exposición excesiva al sol o uso de rayos UVA
  • Aplicación de productos irritantes sobre la piel
  • Estrés, nervios o emociones intensas
  • Hipertensión o Diabetes
  • Cambios hormonales

¿Se puede prevenir?

Para prevenir la Cuperosis y Arañas Vasculares se deben evitar aquellos factores que puedan desencadenarla, mencionados anteriormente. En personas con Cuperosis es fundamental evitar exponerse al sol sin protección.

También debe evitarse el tabaco y el alcohol y llevar una alimentación rica en antioxidantes y vitaminas.

Tratamiento para la Cuperosis y Arañas Vasculares

El especialista será quien establezca el mejor tratamiento en función del tipo y grado de Cuperosis que sufra el paciente. Lo más recomendable es prevenirla, evitando todos aquellos factores que puedan influir en su aparición.

Es importante seguir unos cuidados cosméticos específicos con productos que ayuden a reducir el enrojecimiento de la piel, además de hidratarla.

Algunos consejos as seguir son los siguientes:

  • Limpieza facial
  • Hidratación de la piel y tratamiento
  • Maquillaje
  • Protección solar

¿Con qué especialista acudir?

El especialista en Dermatología es el que trata la Cuperosis y Arañas Vasculares, se encargará de analizar las zonas rojas y problemas de la piel para poder establecer el mejor tratamiento con una rutina específica de hidratación facial.