¿Nos tiene que asustar la palabra glaucoma?

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

El glaucoma es conocido también como "ceguera silenciosa" debido a que no presenta síntomas y la pérdida visual afecta al campo visual periférico.

glaucomaEl glaucoma es una enfermedad del nervio óptico tratada en oftalmología en la que se lesiona específicamente la capa de fibras nerviosas de la retina. Dado que el tejido dañado no se recupera, podemos afirmar que es una enfermedad a la que debemos adelantarnos, ya que no podremos recuperar la visión perdida. El glaucoma es una enfermedad que afecta de un 1% a un 8% de la población. Según datos de la OMS (2002) es la segunda causa de ceguera en el mundo.

La dificultad diagnóstica de esta enfermedad reside en la ausencia de síntomas en su inicio y es por ello que se la denomina ‘la ceguera silenciosa’. La perdida visual pasa desapercibida por afectar al campo visual periférico, lo que conocemos por ‘reojo’.

Con el objetivo de poder realizar un diagnóstico precoz, los oftalmólogos tomamos la presión intraocular a nuestros pacientes, dado que la hipertensión ocular es el mayor factor de riesgo para padecer glaucoma. Al existir otros factores de riesgo importantes como los antecedentes familiares, la presencia de miopía alta y la raza entre otros, tomar la presión intraocular no es suficiente para descartar la presencia de glaucoma. Por este motivo, es necesario realizar siempre una valoración del nervio óptico, mediante la oftalmoscopía, o pruebas más sensibles que permitan cuantificar la lesión: pruebas de imagen específicas para el nervio óptico, y pruebas funcionales como el campo visual que detecten la pérdida de visión periférica. Con las exploraciones adecuadas se puede detectar la lesión glaucomatosa desde su inicio y valorar su progresión.

Si el paciente tiene glaucoma o posee alto riesgo de padecerlo se debe iniciar el tratamiento individualizado. El único tratamiento que hasta la actualidad ha demostrado eficacia contra el glaucoma es la disminución de la presión intraocular. Este efecto se consigue mediante la instilación de colirios hipotensores, tratamientos con láser o bien intervenciones quirúrgicas.

Es nuestro compromiso como oftalmólogos no solo conocer la enfermedad, los últimos avances y las mejores técnicas de estudio y tratamiento, sino también informar correctamente a nuestros pacientes y ser su apoyo ante la inquietud de la posible pérdida de visión. De esta manera conseguimos que la palabra glaucoma no asuste sino que se afronte con confianza, perseverancia y garantías de éxito.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors