Estudios de tipo de piel


Especialidad de Dermatología

 

Los estudios de tipo de piel se consideran imprescindibles en la dermatología ya que cada persona requiere un tratamiento personalizado según sean sus características cutáneas. A partir del estudio clínico de cada paciente, se obtiene información sobre el nivel de hidratación, elasticidad, grosor y secreción sebácea de su piel. La clasificación de las pieles contempla cuatro tipos básicos: piel seca, que presenta una pérdida de agua mayor y está más desprotegida ante posibles riesgos;  piel grasa, en la que la secreción sebácea es muy alta; piel sensible, la que reacciona ante muchos estímulos que no provocan reacción en las pieles normales; y piel normal, caracterizada por un equilibrio ideal entre los niveles de agua y sebo. Por eso, es recomendable que nos hagamos la pregunta de “qué tipo de piel tengo” para prevenir futuras afecciones cutáneas y conocer qué tipo de cremas, champús y jabones nos conviene más utilizar, así como las medidas preventivas que debemos tomar para cuidar nuestra piel. 

loading...