Hipertrofia Benigna de Próstata

Índice

  1. ¿Qué es la Hipertrofia Benigna de Próstata?
  2. Pronóstico de la enfermedad
  3. Síntomas de Hipertrofia Benigna de Próstata
  4. Pruebas médicas para la Hipertrofia Benigna de Próstata
  5. ¿Cuáles son las causas de la Hipertrofia Benigna de Próstata?
  6. ¿Se puede prevenir?
  7. Tratamientos para la Hipertrofia Benigna de Próstata
  8. ¿Qué Especialista lo trata?

¿Qué es la Hipertrofia Benigna de Próstata?

La Hipertrofia Benigna de Próstata se produce cuando aumenta el tamaño de la Glándula Prostática debido a un desequilibrio hormonal en el hombre.

Hipertrofia prostática

La próstata es la glándula sexual masculina que rodea la uretra, se encuentra debajo de la vejiga y encima del recto, y es la encargada de producir el líquido seminal

Pronóstico de la enfermedad

Es una patología muy habitual en hombres a partir de los 50 años de edad, incidiendo en su calidad de vida, pero no es una enfermedad grave ni aumenta el riesgo de Cáncer de Próstata, otra patología que suele afectar a esta glándula.

El principal problema que ocasiona esta enfermedad es que su sintomatología es muy molesta para el paciente, incluso incapacitante.

Aún así, el pronóstico de la enfermedad es positivo con el tratamiento indicado, a pesar de que puede reaparecer con el paso del tiempo.

Síntomas de Hipertrofia Benigna de Próstata

Entre los síntomas, que aparecen de forma progresiva, encontramos:

  • Incontinencia Urinaria
  • Dificultades para orinar
  • Orinar con más frecuencia
  • Sensación imperiosa de orinar
  • Goteo al final de la Micción
  • Necesidad de orinar varias veces por la noche
  • Micción dolorosa
  • Orina con sangre

En casos graves, la Hipertrofia Benigna de Próstata puede producir la imposibilidad absoluta para orinar, Infecciones Urinarias o la alteración de la función renal.

Pruebas médicas para la Hipertrofia Benigna de Próstata

Ante la presencia de uno o varios de los síntomas anteriormente expuestos, el Especialista valorará la historia clínica del paciente, estudiará la gravedad de sus síntomas y realizará un examen de tacto rectal para valorar el estado de la próstata.

Asimismo, pueden requerirse análisis clínicos como análisis de orina para descartar infecciones o de sangre para observar el Antígeno Prostático Específico (PSA) y descartar el Cáncer de Próstata

¿Cuáles son las causas de la Hipertrofia Benigna de Próstata?

Aunque no se conoce una causa directa ni factores de riesgo para la Hipertrofia Benigna de Próstata, lo cierto es que se produce cuando aumenta el tamaño de la glándula prostática debido a un desequilibrio hormonal en los testículos: aumentan las hormonas femeninas (estrógenos) sobre las hormonas masculinas (testosterona). 

¿Se puede prevenir?

La Hipertrofia Benigna de Próstata no se puede prevenir, pero sí es posible detectarla en su estado inicial mediante las revisiones periódicas del Especialista.

Los Especialistas recomiendan revisar la próstata anualmente a partir de los 50 años de edad, edad en la que empieza a acusarse el riesgo de Agrandamiento de la Próstata.

Tratamientos para Hipertrofia Benigna de Próstata

Cuando la sintomatología es leve, el Especialista puede prescribir medicamentos y cambios en el estilo de vida (como evitar el alcohol y la cafeína, practicar deporte y adaptar rutinas para orinar).

En casos más graves, deberá recurrirse a la cirugía. Las operaciones para la Hipertrofia Benigna de Próstata suelen ser:

  • Resección Transuretral de la Próstata: es la técnica más común, en la cual se extirpa la próstata mediante un endoscopio insertado a través del pene
  • Prostatectomía simple: se extrae la parte interior de la próstata a través de una incisión en el abdomen
  • Láser de Próstata: la técnica más reciente, se realiza la destrucción del tejido mediante Láser, de forma menos invasiva

¿Qué Especialista lo trata?

Cada caso de Hipertrofia requerirá un seguimiento adecuado por parte del urólogo. Debido a la sintomatología de problemas urinarios, es posible que el andrólogo sea quien aporte el diagnóstico.

En cuanto al tratamiento quirúrgico, suele realizarlo también el urólogo, aunque también hay cirujanos generales especializados en estas intervenciones.