Láser prostático

 

El láser de próstata (o láser verde) es un tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo que se utiliza como alternativa a la cirugía para combatir la hiperplasia prostática, una enfermedad que supone el crecimiento de la próstata (sin células cancerígenas). Es una técnica de vaporización fotoselectiva del tejido prostático, que gracias al uso del láser y la fibra óptica no causa sangrados. Al contrario de la tradicional cirugía, el láser prostático presenta una serie de ventajas para el paciente, como la pronta recuperación de los síntomas, un corto tiempo de hospitalización (máximo 24 horas), poco sangrado y la vuelta pocos días después de la intervención a las actividades cuotidianas. Además, las personas de edad avanzada o con otras patologías graves pueden someterse a este tratamiento.