Hipoacusia

Especialidad de Otorrinolaringología

 
La hipoacusia es la disminución de la capacidad auditiva de manera reversible o permanente, dependiendo del caso. Asimismo, puede afectar sólo a un oído o a ambos, en cuyo caso se denomina hipoacusia bilateral. Aparte, la pérdida de audición puede ser parcial o total: en la hipoacusia leve el paciente pierde unos cuarenta decibelios de capacidad como mucho, mientras que en los casos más graves la disminución supera los noventa decibelios. En este sentido, la hipoacusia se puede clasificar dependiendo de la cantidad de audición perdida, de la localización de la lesión, de su origen y de si afecta también al habla. En el caso de los niños, si la deficiencia no se detecta a tiempo puede provocar problemas en el desarrollo del lenguaje. Las causas que producen la hipoacusia pueden ser varias: congénitas, enfermedades, infecciones, agujero en el tímpano, acumulación de cera, cambios de presión, exposición constante a fuertes ruidos o traumatismos, como fracturas de cráneo o explosiones. La persona afectada por este trastorno puede tener los siguientes síntomas: problemas para escuchar una conversación o la televisión, presión o zumbido en los oídos, fatiga y mareo. La hipoacusia puede curarse con medicamentos o con una intervención quirúrgica, dependiendo del caso. Además, también se le puede colocar al paciente un dispositivo para mejorar su capacidad auditiva.