Tratamiento Intervencionista del Dolor

Índice

  1. ¿Qué es el Tratamiento Intervencionista del Dolor?
  2. ¿Cuál es la finalidad del Tratamiento Intervencionista del Dolor?
  3. ¿Por qué se realiza?
  4. ¿Cuáles son las Técnicas Intervencionistas del Dolor?
  5. ¿A qué especialista acudir?

¿Qué es el Tratamiento Intervencionista del Dolor?

Es una sub-especialidad médica que se enfoca en tratar el dolor de manera Mínimamente Invasiva.

Tratamiento Intervencionista del Dolor

¿Cuál es la finalidad del Tratamiento Intervencionista del Dolor?

La finalidad del Tratamiento Intervencionista del Dolor tiene como finalidad experimentar con el crecimiento exponencial debido a:

  • El aumento del conocimiento del Dolor
  • La mejoría tecnológica y mayor disponibilidad de las técnicas de imagen
  • El hecho de que mucho de los fármacos sistémicos utilizados para el tratamiento del dolor tienen una eficacia limitada y gran cantidad de efectos secundarios

¿Por qué se realiza?

Las Técnicas Intervencionistas son capaces de aliviar el dolor durante períodos largos de tiempo, disminuyendo el consumo de fármacos analgésicos y mejorando la calidad de vida. Deben considerarse en el manejo multidisciplinar de los pacientes con dolor crónico. Asimismo, pueden ser una herramienta muy valiosa en enfermedades con un diagnóstico complicado, o bien para decidir o planificar una Cirugía concreta.

¿Cuáles son las Técnicas Intervencionistas del Dolor?

En este sentido, las técnicas intervencionistas más habituales son:

  • Bloqueos Nerviosos: consiste en administrar anestésicos y otras sustancias en la periferia de los nervios involucrados en el proceso doloroso para bloquear la conducción nerviosa y evitar la transmisión del dolor. Se pueden realizar con fines diagnósticos y/o terapéuticos y son importantes porque muchas veces el examen físico y las pruebas complementarias no son suficientes para determinar el origen del dolor
  • Infiltración Epidural (Peridural): las infiltraciones peridurales se utilizan para aliviar el Dolor Cervical, Dorsal o Lumbar de las extremidades que se produce como consecuencia de patologías que afectan estas estructuras. Están indicados para el dolor secundario a una irritación o inflamación de una raíz nerviosa (Dolor Radicular o Radiculalgia), pero igualmente se han utilizado con éxito en otros Síndromes Dolorosos, como el dolor Discogénico (dolor producido por Lesión del Disco Intervertebral), el dolor persistente tras Cirugía Lumbar (antes conocido como Cirugía Fallida de Espalda), la Estenosis de Canal (canal vertebral estrecho), etc
  • Infiltración de Puntos Gatillo (puntos trigger): utilizados para tratar el dolor por contractura muscular (dolor miofascial), se basan en administrar anestésico local en el punto cuya palpación desencadena el dolor (puntos gatillo). Permite bloquear el estímulo doloroso y relajar la musculatura. En casos de dolor miofascial que no cede tras tratamiento conservador también se puede utilizar la Toxina Botulínica
  • Infiltraciones Intraarticulares: se utilizan para administrar sustancias terapéuticas como corticoides, ácido hialurónico, Plasma Rico en Plaquetas o incluso Células Madre en las articulaciones afectadas. Su función es disminuir la inflamación, aliviar el dolor, ayudar a la Fisioterapia y mejorar la movilidad. Se aconseja realizarlas bajo visión directa (Ecografía, Fluoroscopía, Tomografía Computarizada, Resonancia Magnética), para confirmar la presencia de la aguja en el espacio intraarticular. Las articulaciones más intervenidas son el hombro, la cadera, la rodilla y la articulación sacroilíaca
  • Bloqueos del Sistema Nervioso Simpático: El sistema nervioso simpático forma parte del sistema nervioso autónomo y regula de forma involuntaria diversas funciones de nuestro organismo. Entre otras cosas participa en la reacción frente al Estrés, controla los reflejos de los órganos internos, y participa en el origen y mantenimiento de distintos Dolores Crónicos, entre ellos el Dolor Visceral (órganos internos) y el Dolor Neuropático (Dolor por Lesión o malfuncionamiento de los nervios). Los bloqueos selectivos del sistema nervioso simpático son una opción para manejar el dolor que está mediado por este sistema
  • Neuroablación o Neurolisis: el objetivo de estos procedimientos es interrumpir de manera prolongada o permanente la transmisión del dolor lesionando las estructuras nerviosas responsables del mismo. La lesión se puede realizar con temperatura (calor: Radiofrecuencia Térmica, o frío: Crioablación), con sustancias químicas (alcohol o fenol) o de manera quirúrgica. Previo a estos procedimientos se recomienda realizar un bloqueo diagnóstico para predecir su efectividad
  • Radiofrecuencia Térmica o Convencional: consiste en lesionar con calor las pequeñas terminaciones nerviosas que transmiten el dolor. Se utiliza una aguja especial que se conecta a un generador de onda de radios (Radiofrecuencias) generando calor en la punta de dicha aguja. La lesión de las terminaciones nerviosas ocasiona la interrupción de la transmisión del mensaje de dolor que llega al cerebro y proviene de la articulación lesionada. Las indicaciones más frecuentes de la Radiofrecuencia térmica son el dolor facetario vertebral (cervical, dorsal o lumbar), la neuralgia del trigémino, el dolor sacroilíaco, etc.

¿A qué especialista acudir?

Los especialistas en Medicina del Dolor son los encargados llevar a cabo el Tratamiento Intervencionista del Dolor.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.