Audiometría


Especialidad de Otorrinolaringología

 
La audiometría es una prueba para evaluar la capacidad auditiva de cada oído con el objetivo de determinar si una persona oye bien. El oído humano puede percibir sonidos con frecuencias que oscilan entre los 20 y los 20.000 hertzios. El examen se divide en audiometría tonal y verbal. En la audiometría tonal se evalúan la vía aérea y la vía ósea, que en ambos casos implica la  exploración de los dos oídos de manera separada, con el paciente en el interior de una cabina insonorizada y cerrada herméticamente. En la audiometría aérea, el individuo debe colocarse unos auriculares y, a continuación, el especialista reproduce una serie de sonidos de mayor a menor volumen hasta que sean inaudibles. El último sonido percibido determina el umbral auditivo, es decir, hasta qué intensidad es capaz de oír el paciente en una determinada frecuencia. En la inspección de la vía ósea, se coloca un vibrador detrás de la oreja del paciente, en el mastoides, por donde recibe el sonido. La audiometría verbal se realiza también con el paciente en una cabina y con auriculares, pero en vez de sonidos se emiten palabras, a diferente volumen, que debe repetir de manera exacta. La prueba dura unos veinte minutos y los resultados se muestran en un gráfico (audiograma). La comparación de los datos obtenidos en las exploraciones aérea y ósea permite saber qué parte del aparato auditivo provoca el déficit de audición (hipoacusia) y cuál es el grado de la pérdida.

Vídeos relacionados con Audiometría